miércoles, 12 de septiembre de 2007

XX Cross de la Cuerda Larga

Ha sido mi primera carrera de la temporada así como mi primera por montaña y tan dura como gratificante, hace dos meses ni me lo habría planteado pero después de varias subidas a ‘correr’ por la sierra de Guadarrama y las sensaciones que tenía cuando entrenaba estas últimas semanas hicieron que me animase y en ningún momento me arrepiento aun habiendo sufrido mucho más que en ninguna otra carrera.

El reto consiste en recorrer toda la Cuerda Larga desde el Puerto de la Morcuera hasta el de Navacerrada algo menos de 20kms con el perfil que veis aquí con el extra de existir solo dos avituallamientos, el primero poco después del km1,5 y el último a unos 3kms de la meta, esta austeridad viene dada a la necesidad de acarrear el agua por alta montaña hasta puntos intermedios. Todo lo anterior hizo que los días previos estuviese bastante mas nervioso que en otras competiciones con todo lo que implica...

Así pues el domingo pasado dimos cita unas 200 personas dispuestas a completar el cross lo mejor que pudiésemos y como aperitivo la subida a la Najarra, la hago caminando, con su perfil imposible para mi correr, es la peor parte ya que intentas coger tu ritmo de subida pero al existir distintos pasos estrechos hay que esperar cola, una vez arriba control de dorsales y avituallamiento paro unos segundos a beber después a correr hasta que se hace dura la subida a Bailanderos en la bajada otra vez a correr a buen ritmo aun siendo algo técnicas y cuando comienzo a subir Asómate de Hoyos siento que las piernas son dos bloques de hormigón, lo paso mal pensando que apenas he pasado del km 6,5 me animo diciéndome que en la siguiente bajada con menos desnivel y más corta que las anteriores se me aliviaran comienzo a pensar que tener así las piernas podría ser por las molestias que tenia en el pie que me obligaban cambiar la pisada, llego a la bajada y parece que mejora algo pero en la siguiente subida sigo teniendo las piernas bloqueadas pero poco a poco se van soltando y llego a la subida a la Cabeza de Hierro Mayor sin molestias y con el coco mas centrado, en la cumbre un nuevo control y me doy ánimos ya sólo queda algo menos de una hora, que lo peor ya esta hecho pero al llegar a la subida de la Cabeza de Hierro Menor me noto casi vació y bajando el collado de Valdemartín noto que el cansancio además me impide pensar con claridad como plantear la bajada con eficiencia y por tramos por los que en otras ocasiones he bajado por debajo de 4’/km me resultaba complicado llegar a 5’/km, comienzo la penúltima subida que tenia intención de haberla corrido pero las fuerzas no me acompañan, subo comiendo un pequeño bocado de una barrita energética que tardo más de media subida en tragar, por fin veo la bajada y la última subida en la que camino y cuando se suaviza corro hacia el repetidor de televisión, una vez la gente del avituallamiento me anima, dos sorbos de agua y sólo queda lo ‘facil’ bajar por una pista de hormigón o por un camino de mayor pendiente, yo decidí ir alternándolos... Pero cuando llevo 200 metros por la pista me ataca un despiadado flato que pasado un kilómetro me hace caminar unos metros en ese momento el dolor se acentúa y vuelvo a correr, ya por el camino comienza a remitir y cuando vuelvo a la pista distintos grupos de gente comienzan animarme yo se lo agradecí a todos y lo mismo ocurrió bajando ya por la carretera hacia el refugio del Peñalara donde estaba la meta a la que llegue pasados unos segundos de las tres horas con bastante mejor cara de la que tendría que llevar unos minutos antes.
José, un amigo y también corredor popular, participo pero se fue algo de tiempo al tener problemas con las zapas, terminó con los dedos machacados y llenos de ampollas pero satisfecho con el esfuerzo realizado.

Desde el momento que termine la carrera ya le daba vueltas en que sitios podría haber recortado algo de tiempo si aumentar el coste energético y que en la próxima edición si puedo participar intentare recortar una buena cantidad de minutos pero lo mejor de estas carreras es el ambiente familiar que generan estas carreras y me gustaria participar en muchas más como por ejemplo la Marxa al Bartolo.
Imágenes colgadas por la RSEA Peñalara aquí.