miércoles, 11 de julio de 2007

El comienzo

Hace tres semanas y algún día del comienzo de este blog y ya era hora de escribir algo más, no sabia muy bien que pero como daré por concluida esta temporada con el Trofeo San Lorenzo no merece la pena aburrir a nadie con mis entrenamientos que además últimamente son aún menos interesantes ya que con el calor que comienza ha hacer y como el objetivo de San Lorenzo es disfrutar del recorrido he dejado de hacer ‘calidad’ y sólo hago rodajes así que explicaré como termine en esto de intentar ser un corredor aunque quizás sea una historia demasiado larga...

Desde niño me llamaba la atención las montañas pero hasta los quince comencé a salir con cierta frecuencia ha hacer senderismo y tímidamente algo de alpinismo con un grupo de amigos, si dejar esto nos acercamos a la espeleología para terminar en el club de espeleo de Getafe y paralelamente comencé ha hacer snowboard y pasados unos años al terminar de estudiar deje de subir al monte con una frecuencia de dos a tres días semanales a que fuesen dos días al mes, en el mejor de los casos, y a no disfrutar mucho de estas salidas por un estado de forma lamentable Cesar y yo nos animamos a salir a correr algún día entre semana a comienzos del 2004 para disfrutar más del monte, recuerdo que la primera salida casi me muero para hacer 4kms a 6’/km, éramos muy poco constantes y tampoco sabíamos mucho de este mundo…
Pasados unos meses me asignaron a un nuevo proyecto, un mantenimiento de SAP HR en una empresa de Tres Cantos, apenas salíamos a correr pero al comienzo del verano de 2005 por casualidad y charlando con Miguel comenzó a explicarme cosas muy extrañas como lo de supinar y pronar, una forma muy rara de medir el ritmo, como se planificaban los entrenamientos y muchas más cosas.
Comencé a entrenar con cierto conocimiento de causa y un día que subimos a Peñalara me estropeé los isquiotibiales, mi primera lesión y una vez recuperado comencé con Cesar un plan de entrenamiento muy básico para intentar correr mi primer 10000, seria la carrera del CSIC pero unos días antes me puse malo, no la corrí, después comencé a entrenar de forma muy irregular y hasta unas semanas antes de la edición del CSIC de 2006, en la que me estrené, que comence a entrenar de forma más ordenada y constante hasta hoy.

Como esto es demasiado ladrillazo por hoy otro día hablo de mis experiencias en las populares que he participado.